jueves, 15 de diciembre de 2011

Expléndido Homenaje a D. Bernardo de Gálvez en el 225 aniversario de su muerte

   El homenaje comenzó con el desfile de Granaderos por las calles de Macharaviaya portando tres coronas de laurel, al ritmo de un tambor destemplado que indicaba duelo. Al pasar a la altura de la iglesia de San Jacinto las campanas comenzaron a repicar, sumándose también a este homenaje. En nombre de la Asociación de Granaderos y Damas de Gálvez de Macharaviaya, Francisco Gálvez, doy la bienvenida a los actos de conmemoración del 225 aniversario de la muerte del ilustre hijo de este pueblo, don Bernardo de Gálvez. En el último número de la revista Historia de Iberia Vieja, el escritor Fernando Martínez Laínez, traza un acertado retrato de la conquista de Florida por los españoles, deteniéndose significativamente en la batalla de mayor emotividad, la que llevaría a don Bernardo de la gloria a la leyenda: la toma de Pensacola. Laínez, que recoge este trascendental hecho en su libro Vientos de gloria, nos muestra el episodio en el que don Bernardo arriesga la vida al enfrentarse a los ingleses en Pensacola, y recoge, además, el mensaje que envía a Calvo de Irazábal, aquel que no quiso seguirle en su arriesgada empresa: “Sólo, con mis hombres, combatiré al enemigo hasta la muerte”. Hoy, 225 años después del fallecimiento de don Bernardo, sus hombres siguen junto a él. En realidad, se puede decir que nunca estuvo solo, porque los mismos que entonces le siguieron por tierras americanas, son hoy los que le tributan este homenaje que tantas adhesiones ha conseguido y que hoy, aquí en Macharaviaya, iremos disfrutando a lo largo de este acto homenaje a don Bernardo de Gálvez. Cada una de las coronas fueron depositadas delante del cuadro de homenajeado, por parte de las tres colectivos presentes, acompañadas por el toque de oración A continuación el señor párroco de Macharaviaya, don Francisco Aranda, ofició un responso por el descanso de don Bernardo de Gálvez.
   
  A nadie escapa que, durante muchos años, Macharaviaya vivió ajena a su importancia histórica. Hoy podemos decir que la tendencia ha cambiado, afortunadamente. Y podemos encarnar ese salto adelante dado por Macharaviaya y su legado histórico en la persona cuya constancia, esfuerzo y empeño lo está haciendo posible, como es su alcalde, don Antonio Campos, que hace pocos días estuvo en Estados Unidos en los actos de hermanamiento de Macharaviaya con Pensacola y el que dirigió unas palabras a todos desde el estrado.

   En el año 2006, la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo inició un trabajo muy serio reivindicando la memoria de don Bernardo y de los Gálvez de Macharaviaya en general, como pudimos apreciar en el anuario de la academia editado ese año, un hecho que resulta de suma importancia, ya que abre puertas dentro del mundo académico para el estudio de la familia Gálvez y Macharaviaya. D Manuel del Campo, presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, tomó la palabra.

   La Asociación Cultural Bernardo de Gálvez y Gallardo, Conde de Gálvez, nació con el noble fin de investigar, estudiar y difundir cualquier manifestación histórica relativa a la figura de la que toma su nombre, así como de su época, y también de la trascendencia que tuvo su destacada intervención en los campos de la milicia, la política y las cuestiones sociales, con el objetivo de recuperar la egregia memoria de don Bernardo de Gálvez y transmitirla a las generaciones actuales y venideras. Su presidente, don Miguel Ángel Gálvez se sumó al homenaje con unas emotivas palabras.
   
   D. Manuel Olmedo es uno de los grandes humanistas malagueños contemporáneos siendo numerario de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo de Málaga, director de la revista Péndulo e historiador e investigador que ha publicado numerosos libros y artículos centrados en Málaga durante los siglos XVIII y XIX. Asimismo, es un erudito conocedor de la vida de don Bernardo de Gálvez, hizo un elocuente y emotivo relato de sus últimos días.

   Por último, tomó la palabra D. José Andrés Gálvez, presidente de La Asociación de Granaderos y Damas de Gálvez de Macharaviaya, que nace del interés, la preocupación y el amor por Macharaviaya y su singular historia, así como del deseo de recuperar y mantener el nombre de la familia Gálvez. Ya cuenta con dos años de andadura y desde un principio se ha distinguido por ser una sociedad activa y dinámica.

Algunas fotos del acto: